jaione-terapia-psikologikoa-getxo
_________
Psikohezkuntza

¿Qué es la terapia cognitivo conductual? (TCC)

Jokaerako terapia kognitiboa zientziak gehien babesten duen terapietako bat da.

Orientazio terapeutikoa

Jokaerako terapia kognitiboa laguntza psikologiko eraginkorra da, munduan zehar psikologo askok erabiltzen dutena.

Terapia honen atzean dagoen ideia gure pentsamenduak, sentimenduak, gorputzeko sentsazioak eta jokaerak lotuta daudela da, eta pentsatzen eta egiten dugunak eragina duela sentitzen dugun moduan.

La investigación muestra que la terapia cognitivo-conductual funciona y tiene un impacto positivo en una variedad de condiciones mentales y emocionales, tales como la ansiedad, la tristeza, el dolor o la dificultad para dormir. Es útil para todas las edades, desde niños hasta adultos y mayores. Además, la TCC es versátil: se ha demostrado que ayuda tanto en sesiones presenciales como online, e incluso a través de recursos de autoayud

Jokaerako terapia kognitiboaren oinarriak

Hainbat terapia psikologiko mota daude, eta bakoitzak bere teoria eta oinarriak ditu pertsonek duten funtzionamendua azaltzeko. Jokaerako terapia kognitiboak baditu funtsezko ideia batzuk, beste terapia batzuetatik bereizten dutenak.

SJokaerako terapia kognitiboen Britainiar Elkartearen arabera, terapia hau gure pentsamendu, sentimendu, jokaera eta sentsazio fisiko guztiak lotuta dauden ideian oinarritzen da. Hauetako bat aldatzen badugu, besteak ere alda ditzakegu. Kezkatuta edo larrituta sentitzen garenean, askotan okerrago sentiarazten gaituzten pentsamendu- eta erreakzio-ereduetan erortzen gara. Jokaerako terapia kognitiboak eredu ez-erabilgarri horiek nabaritzen eta aldatzen laguntzen digu, hobeto senti gaitezen.

TCC es un tipo de terapia que se enfoca en cómo las personas perciben y piensan sobre sus vidas. Algunas veces se piensa que este enfoque solo se encarga de corregir pensamientos equivocados o tratar problemas superficiales, lo cual no es cierto. A medida que vivimos, creamos creencias y entendimientos sobre el mundo que nos rodea. Estos significados tienen un impacto en cómo experimentamos la realidad. Algunas veces, estas creencias pueden hacernos sentir mal y llevarnos a comportamientos poco útiles. Un terapeuta de TCC ayuda a los pacientes a entender y examinar dichas creencias para encontrarles sentido. Andrea padece trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Consiste en un buen ejemplo para ver cómo la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudarle a entender mejor las cosas que le preocupan. «Después de un accidente de tráfico, Pablo comenzó a tener pensamientos intrusivos sobre causar daño a otros mientras conducía. Se sentía constantemente angustiado, evitaba manejar e incluso se aislaba socialmente por miedo a lastimar a alguien. Con la ayuda de la TCC, Pablo aprendió a comprender que estos pensamientos intrusivos no reflejaban sus verdaderos deseos, sino más bien eran producto de su ansiedad. Aprendió a identificar y desafiar esos pensamientos, y gradualmente recuperó la confianza al conducir. Ahora puede manejar sin sentir el miedo paralizante que antes le afectaba, y ha vuelto a disfrutar de su vida social sin sentirse constantemente abrumado por pensamientos intrusivos.»

La idea del modelo TCC es que no son los acontecimientos los que nos hacen sentir mal. Más bien, es la forma en que interpretamos estos acontecimientos –el significado que les damos– lo que da origen a nuestros sentimientos. Esto explica por qué dos personas que experimentan el mismo acontecimiento y circunstancia y pueden reaccionar de maneras completamente diferentes. Consideremos un ejemplo:

significado-acontecimiento-tcc

Aquí hay dos formas diferentes de evaluar la misma circunstancia:

Opción 1: La primera es una buena noticia: ¡me han ofrecido un ascenso!

Opción 2: Esta segunda interpretación es más negativa: la persona que recibe el ascenso se preocupa porque piensa que descubrirán que no vale para el puesto y se siente ansiosa.

Otra parte importante de la teoría cognitivo-conductual es que nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales y comportamientos están interrelacionados y pueden afectarse mutuamente. Las cosas que hacemos (o las cosas que nos suceden) pueden afectar lo que pensamos, lo que a su vez puede afectar cómo nos sentimos. Si alguna vez has tenido fiebre alta, es posible que hayas experimentando que tus sensaciones corporales y emociones te hacían ver el mundo de una manera más «desoladora» o «catastrófica». 

Aquí, el pensamiento de no estar preparado/a influye en tus sensaciones físicas, emociones y comportamiento. Estos tres aspectos están interrelacionados y se retroalimentan entre sí.

Otra parte importante de la teoría cognitivo-conductual es que nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales y comportamientos están interrelacionados y pueden afectarse mutuamente. Las cosas que hacemos (o las cosas que nos suceden) pueden afectar lo que pensamos, lo que a su vez puede afectar cómo nos sentimos. Si alguna vez has tenido fiebre alta, es posible que hayas experimentando que tus sensaciones corporales y emociones te hacían ver el mundo de una manera más «desoladora» o «catastrófica». 

Esta interrelación puede repercutir de manera negativa. Por ejemplo, pensar de manera poco objetiva puede generar sentimientos dolorosos e innecesarios. Y a menudo, las cosas que hacemos para sobrellevar un problema pueden mantenerlo. Por ejemplo, evitar situaciones que nos asustan puede evitar que aprendamos que esas situaciones son peligrosas.
Sin embargo, esta interrelación es beneficiosa para trabajar desde este enfoque. Si estos nodos están interconectados, hacer un cambio en un área puede generar cambios en las otras. Las personas que experimentan ataques de pánico a menudo interpretan las sensaciones corporales normales de manera catastrófica y, con ello, errores en la interpretación conducen a emociones intensas que generan ansiedad. El tratamiento cognitivo-conductual para el pánico implica «corregir» estos errores de pensamiento, lo que resulta en cambios en las emociones y el comportamiento.

Terapia honek arazo batek zergatik irauten duen ulertzen laguntzen digu, eta, behin kausa hori zein den jakinda, arazoa konpontzeko neurriak hartzea da lana.

Psikologoarekin egindako lanketaz gain, terapia benetan erabilgarria izan dadin, gure bizitzan aldaketak egin behar ditugu. Aldaketak sustatzeko estrategia eta teknika askoren artean aukeratzen dugu psikologoek. Hona hemen estrategia ohikoenetako batzuk:

– Enfrentarte a tus miedos: esposizioa oso teknika erabilia da pazienteei antsietatea gainditzen laguntzeko.

– Cuestionar creencias y suposiciones: mundua hautemateko moduak sufrimendu handia eragin dezake; horregatik, psikologook pazienteei beren pentsamendu eta sinismenak objektiboak diren identifikatzen laguntzen diegu , pentsatzeko modu erabilgarriagoak ditzaten.


– Reemplazar hábitos no útiles: erabilgarriak iruditzen zaizkigun ohitura batzuk kaltegarriak izan daitezke, ondorioz psikologoek pazienteei ohitura positiboagoak garatzen lagun diezaiekete.


– Aprender nuevas habilidades: askotan, ez dakigunez era desberdinean jokatzen, gure arazoak mantendu egiten dira. Terapia honen bitartez gaitasun berriak ikas daitezke bizitza aberatsago baterako.

Orientazioa edo laguntza behar duzu?

Edozein arrazoirengatik nirekin harremanetan jarri behar baduzu, ez izan zalantzarik: bidali wapp bat edo erreserbatu beheko aldean doako orientazio- eta laguntza-saio bat. 

Osasun mentalarekin arazoak izatea ez da lotsatzeko moduko zerbait, eta jasaten duzuen pertsonek zein ingurukoek laguntza jasotzea merezi duzue. 

Pozik lagunduko dizut.