TERAPIA PSICOLÓGICA EN GETXO Y ONLINE | ORIENTACIÓN Y AYUDA GRATUITA

logo-jaione-psicologa-getxo

Baja Autoestima

La baja autoestima se caracteriza por una percepción negativa de uno mismo, que puede manifestarse en timidez, ansiedad y autocrítica severa.

Afecta a cómo y hacer que seas más propenso a enfrentar otros problemas de salud mental. Afortunadamente, existen enfoques psicológicos eficaces para mejorarla.

*La información psicoeducativa que encontrarás en esta página web tiene un propósito divulgativo y no debe considerarse como un reemplazo de la ayuda profesional.

ICONO-BAJA-AUTOESTIMA

¿En qué consiste la baja autoestima?

La autoestima es la percepción que tienes de ti mismo. Si tienes una baja autoestima, es posible que experimentes timidez o ansiedad alrededor de otras personas, que consideres que eres menos capaz o que te critiques duramente. Los signos y síntomas de la baja autoestima pueden incluir: Altos niveles de autocrítica. Ignorar o minimizar las cualidades positivas. Compararse negativamente con otros y juzgarse a sí mismo de manera negativa. Emplear palabras negativas para describirse a uno mismo. Desestimar los logros positivos considerándolos como ‘suerte’ o ‘casualidad’. Dificultad para aceptar cumplidos. Algunas personas con baja autoestima son conscientes de que se critican demasiado, pero otras creen tan firmemente en sus creencias negativas que las perciben como verdades absolutas, sin cuestionarlas La baja autoestima afecta a muchas personas y puede hacer que seas más propenso a enfrentar otros problemas de salud mental. Afortunadamente, existen enfoques psicológicos útiles para mejorarla.

¿Qué supone tener baja autoestima?

Cuando tienes una autoestima saludable, tiendes a pensar positivamente sobre ti y con optimismo sobre la vida en general. Las personas con una autoestima positiva reconocen su valía y pueden identificar algunas de sus cualidades positivas, como ‘Soy simpátic@’, ‘Soy sincer@’ o ‘Soy una buena madre’.

En cambio, cuando tienes baja autoestima, tiendes a verte a ti mismo, al mundo y tu futuro de manera más negativa y crítica. Puedes sentir ansiedad, tristeza, desmotivación o un bajo ánimo. Frente a desafíos, es posible que dudes de tu capacidad para superarlos. Es probable que te hables duramente en tu mente, diciéndote cosas como ‘Soy inferior’ o ‘Nunca lograré nada’.

Baja Autoestima

Tu autoestima afecta a cómo vives tu vida. Si la tienes baja, es posible que siempre intentes complacer a otras personas o que te esfuerces al máximo en el trabajo, con amigos y familiares. Mientras sigas cumpliendo con estos estándares, es posible que te sientas bien, pero inevitablemente habrá momentos en los que no sea posible hacerlo, y esto puede dejarte rápidamente sintiéndote mal y ansioso/a.

La autoestima existe en un espectro. Algunas personas con baja autoestima encuentran que solo les afecta con ciertas personas o en ciertas situaciones. Otros encuentran que su autoestima tiñe todo lo que hacen.



Baja Autoestima solo en determinadas situaciones

Baja Autoestima en la mayoría de situaciones

Solo ciertas situaciones te generan inseguridades. Puedes disfrutar y tolerar muchas situaciones. Tienes algunas creencias positivas sobre ti mismo.

Experimentas constantes dudas sobre ti mismo y te criticas. Tiene un alto impacto en tu vida diaria. Consideras tus creencias sobre ti mismo como hechos."

¿Qué causa la baja autoestima?

Desde la perspectiva cognitiva conductual la base de una baja autoestima son las creencias y opiniones negativas que tienes sobre ti mismo/a.

Nadie nace con creencias así; estas se desarrollan como resultado de las experiencias que atraviesas a lo largo de tu vida. La forma en que otras personas te tratan, especialmente durante tu crecimiento, puede tener un gran impacto en cómo te percibes. Experiencias que pueden propiciar el desarrollo de una baja autoestima incluyen:

  • Experiencias como castigos, abusos o negligencias. Los castigos, abusos y la negligencia son experiencias muy poderosas. Los niños que las experimentan a menudo llegan a la conclusión errónea de que son malos y que deben haber merecido lo que les sucedió.
  • Falta de calidez, afecto, elogios, amor o estímulo. Es posible que no recuerdes ningún evento traumático evidente y te preguntes por qué te sientes de cierta manera contigo mismo/a. Es posible desarrollar baja autoestima sin experiencias negativas específicas, simplemente a través de un déficit de experiencias positivas. Sin suficientes refuerzos que les indiquen que son buenos, especiales o amados, los niños pueden formar la impresión de que no son lo suficientemente buenos.
  • Incapacidad para cumplir con las expectativas de otras personas. Es posible que sientas que no eres lo suficientemente bueno/a porque no cumpliste con las expectativas de alguien más. Estas expectativas podrían haber sido las de tus padres u otra figura de autoridad. Para muchas personas con baja autoestima, parece no importar si estas expectativas eran justas o equilibradas en primer lugar; lo que permanece en sus mentes es el hecho de no haberlas cumplido.
  • Incapacidad para encajar con tu grupo de amigos. Pertenecer a un ‘grupo’ o ‘tribu’ es importante, es una de nuestras necesidades básicas de supervivencia. Ser diferente o el ‘raro’, especialmente durante la adolescencia cuando estás formando tu identidad, puede impactar poderosamente tu sentido de ti mismo/a.»

Cómo trabajo la baja autoestima en terapia

Cómo trabajo la Baja Autoestima desde Terapia Cognitivo Conductual (CBT):

  1. Identificando tus Creencias Centrales: Este paso implica explorar las creencias fundamentales que tienes sobre ti.
    Estas creencias suelen ser profundas y a menudo inconscientes, como “No soy lo suficientemente bueno” o “No merezco ser feliz”. El primer paso es sacar a la luz estas creencias para entender cómo influyen en tu comportamiento y percepciones.
  2. Identificar tus Reglas para Vivir: Se refiere a reconocer las ‘normas’ no escritas que guían tu comportamiento, a menudo basadas en tus creencias centrales. Por ejemplo, si crees que no eres competente, tu regla para vivir podría ser “Siempre debo hacer las cosas perfectamente”.
  3. Desarrollar Reglas y Creencias más Saludables y Flexibles: Una vez identificadas tus creencias y reglas actuales, el trabajo consiste en modificarlas hacia otras más saludables y realistas. Esto implica cuestionar su validez y utilidad, y reemplazarlas por creencias y reglas que promuevan una autoestima positiva.
  4. Probar tus Predicciones Negativas con Experimentos Conductuales: Se trata de diseñar y llevar a cabo ‘experimentos’ en situaciones reales para probar si tus creencias negativas son ciertas. Por ejemplo, si crees que serás rechazado si expresas tu opinión, un experimento podría ser compartir tus pensamientos en una reunión y observar los resultados.
  5. Enfrentar tus Miedos y Confrontar Situaciones que Provocan Ansiedad: Este paso implica exponerte gradualmente a situaciones que temes o evitas debido a tu baja autoestima, lo cual ayuda a reducir la ansiedad y a construir confianza.
  6. Reemplazar la Autocrítica por Autocompasión: En lugar de ser duro y crítico contigo mismo, este paso te anima a tratarte con amabilidad y comprensión, especialmente en momentos de fracaso o dificultad.
  7. Vivir en Consonancia con tus Nuevas Creencias Centrales: Finalmente, adoptar un estilo de vida que refleje tus nuevas creencias más saludables. Esto significa tomar decisiones y actuar de manera que apoye tu sentido renovado de autovalía.
  8. Cada uno de estos ingredientes es crucial para el tratamiento efectivo de la baja autoestima a través de la CBT. Juntos, ayudan a crear un cambio sostenible en cómo te percibes a ti mismo y cómo interactúas con el mundo.

Referencias

  1. Silverstone, P. H., & Salsali, M. (2003). Low self-esteem and psychiatric patients: Part I–The relationship between low self-esteem and psychiatric diagnosis. Annals of General Hospital Psychiatry, 2(1), 1-9.
  2. Kolubinski, D. C., Frings, D., Nikčević, A. V., Lawrence, J. A., & Spada, M. M. (2018). A systematic review and meta-analysis of CBT interventions based on the Fennell model of low self-esteem. Psychiatry Research, 267, 296-305.
  3. Fennell, M. J. (1997). Low self-esteem: A cognitive perspective. Behavioural and Cognitive Psychotherapy, 25(1), 1-26.
  4. Korrelboom, K. (2015). COMET voor negatief zelfbeeld: competitive memory training bij lage zelfwaardeing en negatief zelfbeeld. Bohn Stafleu van Loghum.
  5. Whelan, A., Haywood, P., & Galloway, S. (2007). Low self-esteem: group cognitive behaviour therapy. British Journal of Learning Disabilities, 35(2), 125-130.
  6. Morton, L., Roach, L., Reid, H., & Stewart, S. H. (2012). An evaluation of a CBT group for women with low self-esteem. Behavioural and Cognitive Psychotherapy, 40(2), 221-225.
  7. Waite, P., McManus, F., & Shafran, R. (2012). Cognitive behaviour therapy for low self-esteem: A preliminary randomized controlled trial in a primary care setting. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 43(4), 1049-1057.
  8. Korrelboom, K., van der Weele, K., Gjaltema, M., & Hoogstraten, C. (2009). Competitive memory training for treating low self-esteem: A pilot study in a routine clinical setting. The Behavior Therapist.
  9. Korrelboom, K., Maarsingh, M., & Huijbrechts, I. (2012). Competitive Memory Training (COMET) for treating Low Self-Esteem in Patients with Depressive Disorders: A Randomized Clinical Trial.Depression and anxiety, 29(2), 102-110.
  10. Korrelboom, K., Marissen, M., & van Assendelft, T. (2011). Competitive memory training (COMET) for low self-esteem in patients with personality disorders: A randomized effectiveness study. Behavioural and Cognitive Psychotherapy, 39(1), 1-19.